La historia del magnetismo

La historia del magnetismo

Los imanes fueron descubiertos independientemente de las culturas antiguas en China, Egipto y Grecia.

 

Descubrieron que la magnetita (la piedra de hierro magnético) atraía el hierro y siempre apuntaba en dirección norte-sur cuando giraba libremente. La primera mención del magnetismo se puede encontrar en el «Libro del Emperador Amarillo sobre Medicina Interna», que data delaño 2000 a. C.

Hasta 1200 a. C., las propiedades de la magnetita se utilizaron en China y Europa en una amplia gama de formas en la navegación, la construcción y la curación.

El poeta griego Homero se refirió a la magnetita en sus obras alrededor del siglo IX a. C.

Los médicos griegos Hipócrates (460-377 a. C.) y Aristóteles (384-322 a. C.) describieron los beneficios de la magnetita en sus escritos y Cleopatra (69-30 a. C.) se dice que llevaba una magnetita en la frenteporque creía que sus propiedades funcionaban contra el envejecimiento.

Galen (130-200 d.C.),el médico griego que concretó el trabajo de aquellos que representaban los cimientos de la medicina moderna, se refiere en sus obras al magnetismo.

El médico persa Ali Abbas (930-994 d.C.) describe el uso de imanes en su «Libro Real», una publicación que iba a ser utilizada por los médicos durante los próximos 100 años.

A finales del siglo XIII, el científico francés Petrus Peregrinus de Maricourt (1220-1270) registró el campo magnético de una piedra de hierro magnético con la ayuda de una brújula e informó sobre sus hallazgos en la «Epistola de Magnete»(Cartas sobre el magnetismo).

El médico y alquimista suizo Paracelso (1493-1543) promovió el uso de imanes en toda Europa.

El científico inglés William Gilbert (1544-1603) fue el médico de la corte de la reina Isabel I y escribió seis volúmenes titulados «De Magnete» (Acerca del imán). En su trabajo, Gilbert hizo la asombrosa afirmación de que la Tierra es un gigantesco imán esférico con polos norte y sur.

En esta sección de la historia, se descubrieron nuevas tierras significativas y se ganaron muchas batallas en el mar. Por lo tanto, no es casualidad que los científicos estuvieran muy aturdidos en el siglo XVII cuando se dieron cuenta de que la dirección de la aguja de la brújula estaba cambiando lentamente durante décadas.

Edmund Halley (1656-1742), un astrónomo inglés famoso por su teoría sobre las órbitas de los cometas, sospechaba que la Tierra consiste en capas, cada una de las cuales se magnetiza de forma independiente y gira lentamente en conjunto con los demás.

El físico austriaco Franz Mesmer (1734-1815) afirmó que«todos los cuerpos son imanes capaces de comunicar este principio magnético». Sus teorías hicieron popular el uso de imanes en la medicina terapéutica del siglo XVIII.

En 1795, el médico estadounidense Elisha Perkins recibió una patente estadounidense para un aparato magnético, que había desarrollado para su uso en humanos y caballos.

El físico danés Hans Christian Oersted (1777-1851) fue el primero en descubrir en 1820 que la electricidad y el magnetismo están relacionados. Oersted confirmó las teorías de Gilbert sobre el tema y sentó las bases para los desarrollos más complejos sobre electromagnetismo del científico francés André Marie Ampere (1775-1836).

El físico inglés Michael Faraday (1791-1867) fue el primero en comenzar a interpretar las teorías de Oersted y Ampere y utilizó sus conocimientos para construir el primer motor eléctrico. Esto condujo a una variedad de inventos que cambiaron el mundo moderno, de centrales hidroeléctricas a modestas lavadoras.

el El investigador alemán Alexander von Humboldt (1769-1859) – que es nombrado como uno de los fundadores de la geografía moderna – venció a su colega alemán y uno de los más grandes matemáticos de su tiempo, Johann Carl Friedrich Gauss (1777-1855) casi al mismo tiempo para utilizar su talento para resolver los acertijos del magnetismo. Hasta este momento, sólo se había medido la dirección de la fuerza magnética. Gauss encontró un método que le permitió medir la fuerza magnética usando otro imán que usó.

En 1886, el médico estadounidense C.J. Thacher anunció una gama de prendas magnéticas en su catálogo. Alrededor de la misma época, el estadounidense Robert Bartholow hizo algunas observaciones interesantes sobre imanes colocados directamente en la piel,y los señaló en su libro «Medical Electricity».

En 1929, el geofísico japonés Motonori Matuyama (1884-1958) hizo un importante descubrimiento cuando examinó las huellas del campo magnético de la Tierra en roca volcánica. Concluyó que el campo magnético de la Tierra debe haber invertido su polaridad varias veces en los últimos dos millones de años.

En 1976, el médico japonés Kyoichi Nakagawa,basado en su investigación sobre las consecuencias de la vida moderna, desarrolló una teoría que él llamó «síndrome de deficiencia de campo magnético».

En el transcurso del siglo XX, se desarrollaron imanes nuevos y más fuertes, incluyendo imanes metálicos de tierras raras en los años 70 y 80. Estos nuevos imanes son importantes para los sectores tecnológico e industrial y suscitan un nuevo interés en el uso de imanes en las áreas de confort y soporte.

En 1997, el Dr. Carlos Vallbona realizó un estudio de imanes en el Instituto Baylor de Investigación de Rehabilitación, conocido como el Estudio Baylor.

En 2003, Nikken lanzó el PalmMag™, un producto revolucionario que utiliza un nuevo tipo de tecnología magnética llamada rotación magnética de dos ejes.

Esto es seguido por muchos otros avances en el desarrollo de la tecnología magnética en NIKKEN, así como su conversión en productos para el uso diario.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)